Como Convertir un Mal Día en Uno Bueno de Forma Rápida

¡Explosión de energía y entusiasmo con este simple truco!

Los malos días pasan…. Dependiendo; de cuánto no le gusta su jefe o su viaje, pueden ocurrir muchas cosas. Es en aquellos días cuando todo parece estar saliendo mal o simplemente tomando el camino más largo de lo que debería ser. Eres malhumorado, sarcástico y listo para atacar a cualquiera que se interponga en tu camino. ¿Qué le pasa a este mundo cuando uno está generalmente bastante feliz y positivo, para que le paguen con un mal día?

He estado allí. Generalmente soy una persona optimista, pero no soy inmune al día de mierda ocasional. Años atrás, cuando esto sucedería, yo sólo intentaría pasar por alto, haciendo poco o ningún intento de hacerme sentir mejor. Me revolcaría un poco en mi miseria, sabiendo que con una buena noche de sueño y tal vez un par de copas de vino o cervezas, tendría una nueva perspectiva (y una resaca para lidiar al día siguiente).

Como saben, los malos días rara vez ocurren en un momento conveniente. Y cuando te sientes mal, es difícil hacer tu trabajo o aprovechar al máximo las oportunidades e interacciones que tienes en tu plato. Por lo tanto, es esencial, especialmente cuando tienes un empleo para administrar y crecer, para poder manejar tus emociones y volver a la pista rápidamente.

Más recientemente, decidí intentar otra estrategia - no es que estoy renunciando a dormir o a la cerveza. Ambos son componentes esenciales. Pero me preguntaba si había algo más que podría hacer en el momento de obtener el estallido de energía que necesitaba para cambiar las cosas, en lugar de sólo llamar al día una pérdida y renunciar.

¿Pero cómo?

Hace un par de meses, mi empleo tomó un chapuzón inesperado. La carga de trabajo aumento y por consecuente mis gastos y demás cosas que con llevan el salir tarde, el no tener tiempo para situaciones personales, que al final compensas con gastos y más gastos, Yo no estaba preparado para el golpe a mis ingresos y aún menos preparado para hacer frente a la caída emocional de esta pérdida. Para mejorarme, necesitaba algo que me animara y así poder concentrarme en la reconstrucción.

Fue entonces cuando decidí probar algo diferente como parte de. Decidí ser más social. Intencionalmente aumenté mi exposición a las personas (no mi respuesta típica) y me comprometí a dar un entusiasta saludo a todos los que conocía; ¡Hola!

Si el plan parece simple, es porque lo fue.

Comenzó en mi carrera por la mañana en el sendero local cerca de mi casa. Temprano en el día, hay una buena cantidad de tráfico de pie. Al pasar por cada corredor, cochecito, perro y bicicleta (sí, incluso los ciclistas), grité "hola" o "buenos días". Quiero decir que realmente lo grité. Parecía una loca, pero al parecer no amenazante - nadie huyó.

Y mientras algunas personas me daban un gesto de cortesía, la mayoría de la gente lanzó esa explosión de energía con un "hola" igualmente alto y alegre. Hice esto por 1 o 3 kilómetros, acumulando la energía positiva mientras que fui. Seguí haciendo esto durante el resto del día, aunque reconozco que volví a marcar el volumen una vez que estaba en Starbucks o en la oficina. Me di cuenta de que mi estado de ánimo a lo largo del día cambió con este "fingir hasta que lo sientas" gesto.

hello day

¡Hola, Buenos días!

¿Lección aprendida?

Usted puede generar energía positiva a su alrededor poniendo energía positiva usted mismo - incluso si es forzado. Esto funcionó para mí porque me dio el impulso de ánimo necesario para reorientar en mi trabajo ese día, lo que creó un impulso para seguir adelante. Fue una medida pro activa para vencer la crisis que puede llegar después de las malas noticias o un suceso de mala suerte. Y funcionó.

Usted puede hacer esto también! Era tan fácil y tan, tan libre. La próxima vez que sientas que un mal día viene, trata de decir un entusiasta "hola" a todos los que conozcas, incluso a los molestos ciclistas, y observa lo que sucede. Se siente realmente bien ser reconocido por otras personas, y compartir un saludo positivo es una manera divertida y eficaz de convertir un día malo en uno muy bueno - para ti y las personas que te rodean.

Al final no morí en el intento y eso es bueno, ¿Que el mundo está loco?, Si y Somos parte de él.


También te puede interesar:

Carolina Alvarez
 

Colaboradora, Especialista en Educación Financiera, Redactora en MoneySharks